El escritor mexicano Eugenio Aguirre [...]

cultura
Narrar la aristocracia nacional

El escritor mexicano Eugenio Aguirre es conversador por naturaleza. Agudo con su sentido del humor, obsesionado con el buen uso del lenguaje y sobre todo impecable al momento de describir esos personajes de México que confirman el surrealismo natural que nos define como sociedad.

En su más reciente novela, El subastador, publicada bajo el sello editorial de Planeta, presenta al excéntrico y encantador millonario Carlos Thorton, coleccionista de antigüedades portadoras de los males que acabaron con sus difuntos dueños, va un paso más allá en la práctica del delicado arte del asesinato y subasta los objetos malditos entre aquellos que su refinado juicio considera dignos de morir.

Su asistente Faltrique y la bella Susama, una chica de escrúpulos cambiantes, se vuelven sus cómplices para encontrar, ya sea en África o Sudamérica, cualquier antigualla que le ayude a satisfacer su inusual y exótico gusto por la muerte.

→ Primero los burgueses y ahora los aristócratas mexicanos ¿qué diferencias hay?

Hay una burguesía con pretensiones aristocráticas, pero también hay una elite en esa alta burguesía, que son las familias que tienen ascendencia en nombres importantes de la época del virreinato, del porfiriato; que digamos, en términos caninos tienen pedigrí que ostentar.

Se comportan más o menos igual que esa alta burguesía, pero son gente de más fino trato, más vanidosas, más cultas, sofisticadas y extravagantes en sus gustos y comportamientos, y eso les da cierta preponderancia social que utilizan.

Ahora en el universo de las subastas accede básicamente el jet set del mundo, porque a las casas como Sotheby’s, o Christie’s; en México con La Granja, Los Morton, estás gentes se distinguen y actúan conforme a su estatus.

→ ¿Retratas una aristocracia de gustos estéticos oscuros?

Por supuesto, el lado oscuro de la luna siempre ha resultado más atractivo, aquí el lado oscuro deriva de la historia de los objetos que Thorton adquiere con anticuarios de todo el mundo que son sus cómplices a sus aficiones criminales.

En el caso de la novela el subastador siempre se presentará como una persona fina, educada, culta, aunque detrás hay un psicópata que está muy pendiente de adquirir objetos específicos para destinarlos a personas a las que les quiere causar algún daño grave.

→ ¿Cómo perfilar a un personaje como este mexicano excéntrico?

En algún momento de mi vida yo estudié criminología con el doctor Alfonso Quirós, que en el momento era el mejor de América Latina, un hombre elegante, culto, educado. Y también leí muchos libros de criminología que tenían que ver con los fenotipos de los criminales, los aspectos psicológicos, y más o menos uno puede ir armando el perfil de un personaje como este, tomando los elementos de los estudios que se han hecho al respecto.

Hoy ya sabemos mucho de las enfermedades psicológicas que antes eran desconocidas, hoy se estudian a las personas con psicopatologías especificas, cada vez el universo del conocimiento de la psiquiatría es más abundante, y permite tomar más aspectos para incorporárselos a un personaje.

→ ¿También un esfuerzo por reafirmar la novela negra mexicana?

Por supuesto. Hay una tradición en México. Un grupo al cuál pertenezco, formado por Paco Ignacio Taibo II, Rafael Ramírez Heredia y por otros colegas, que nos dedicamos un tiempo a escribir novela policiaca y luego novela negra; desde entonces procuramos estar a la vanguardia y asistir a los encuentros de novela negra en términos de paridad, con autores del mundo.

Muchas de las obras son totalmente respetables, en México la literatura de este género ha avanzado y ha evolucionado.

→ ¿Sigue conservando el humor negro, el sarcasmo y la ironía, eso lo define?

Es parte de mi idiosincracia, de mi formación, es parte de mi carácter, mi personalidad. Me gusta, son aspectos que como escritor me ha funcionado para convencer a mis lectores de la veracidad de los temas que narro. Creo que eso es lo que me ha convertido en un escritor atractivo para ciertos lectores, precisamente por la incorporación del humor negro, el erotismo, el surrealismo, que los somos por naturaleza.

Yo soy muy cuidadoso con el manejo del lenguaje y las estructuras narrativas que uso en mis novelas. Pero sobre todo soy cuidadoso con el lenguaje, porque es lo que te puede convertir en un escritor notable, o en uno que pase de noche.

¿Este es otro México poco conocido, el de las altas extravagancias?

Hay aspectos en este mundo de las subastas desconocido para la mayoría de las personas, es muy atractivo e interesante para el lector conocer estas facetas en las cuales están inmersas ciertas elites de la sociedad mexicana. Es atractivo porque hemos trabajado mucho la novela del proletariado, los sectores sociales del México profundo; pero recordemos que México es muchos países, tanto como capas sociales o grupos de intereses muy específicos.

Si yo hiciera una novela sobre cierta sociedad en especifico, me comportaría de esa manera, tendría que trabar en estudiar su lenguaje, intereses, como se conduce la vida social para darle una impronta fuerte.

¿Es más seductor el asesino exquisito que el corriente?

Yo creo que no, ambos pueden ser muy atractivos para un lector. Por ejemplo, yo en mi novela Templo de sangre, que es la historia de un sicario que se dedica a decapitar personas, me meto con otro tipo de criminal, un personaje más tosco, más burdo, más cercanos a la realidad cotidiana que vivimos, pero ambos son atractivos. Creo que pare ser atractivo un personaje para el lector, el requisito es escribir bien.

Archivo

Una historia oscura

A través de la estilizada mente de un hombre obsesionado por desentrañar los perversos misterios de sus reliquias, El subastador nos presenta a la aristocracia mexicana vista desde la extravagancia: los que derrochan fortunas en armarios con guillotina o compran estatuas de personas cristalizadas mientras beben una copa de champán. Cada objeto es una maldición que está a punto de revivir. Como de costumbre Eugenio Aguirre vuelve a describir aspectos de la sociedad mexicana, costumbres, formas de vida e incluso aspectos que muchas veces están ahí, pero necesitan a la literatura para exhibirlos con la elegancia suficiente como para hacer reír y llorar.

Novelista, cuentista y ensayista. Aguirre, ha sido maestro de la escuela para escritores de la Sogem durante más de quince años. Coordinó la publicación de algunas de las colecciones literarias más destacadas en el ámbito cultural nacional, tales como Lecturas mexicanas (primera y segunda serie) y ¿Ya leISSSTE? Es autor de 52 libros.

Para leer

Eugenio Aguirre es autor de novelas como:

⇒ Leona Vicario, Pecar como Dios manda.

⇒ El abogánster.

⇒ Marieta, no seas coqueta.

⇒ Templo de sangre.

⇒ Los burgueses.

⇒ Cosas de ángeles.

⇒ Los perros de Angagua.

⇒ Isabel Moctezuma.

Más información en https://www.elsiglodetorreon.com.mx

https://www.elsiglodetorreon.com.mx/noticia/1429497.narrar-la-aristocracia-nacional.html

Read More!
  • El ensayista, editor, cuentista y [...]

  • Con dos grandes obras “Carmen”, [...]

  • Universitarios laguneros anuncian el Encuentro [...]

  • La Secretaría de Cultura informó [...]

  • En 2009, el artista Camilo [...]

Narrar la aristocracia nacional

El escritor mexicano Eugenio Aguirre [...]

Comment for

El escritor mexicano Eugenio Aguirre [...]



WP Theme & Icons by N.Design Studio
Entries RSS Log in