El director de teatro Francisco [...]

cultura
Labor de rescate histórico

El director de teatro Francisco J. Sánchez Frayre es un lagunero que ha trabajado por el rescate de la tradición oral de la región, además de haber formado a varias generaciones de teatreros a través de la compañía “Siervos”.

→ ¿Cómo llegaste al teatro?

Pretendiendo a una chica a la que le gustaba esta disciplina. Ingresé al grupo sólo para estar con ella. Nuestra relación nunca progresó, pero el teatro me conquistó por completo. Fue hace 33 años que inicié con el grupo “Compañeros” de la Preparatoria Federal por Cooperación (Prefema), bajo la dirección del ingeniero Benjamín Gómez.

→ ¿Cuáles son los personajes laguneros que más te influyeron?

Definitivamente mi madre, Oralia Frayre. Ella me dijo: “Si te gusta, haz teatro, pero no olvides que también tienes que comer”. Además de mis primeros directores, Benjamín Gómez y Rogelio Luévano, de quienes aprendí que “quien pisa un tablado, nunca podrá dejarlo”.

→ ¿Qué ha sido lo más complicado de hacer teatro en La Laguna?

Conseguir apoyos o patrocinios y encontrar disponibilidad de espacios escénicos. Incluso, hacer teatro en la calle nos resulta complicado. Los grupos pequeños debemos limitarnos a los espacios pequeños, mientras que los grandes teatros son destinados a compañías foráneas, es decir, a quienes pueden pagarlos.

→ ¿En qué proyectos estás trabajando?

Desde hace cinco años contamos con dos proyectos estables: “Las leyendas de La Laguna”, que pretende promover la historia y el turismo cultural de la región, y “Entre el ensueño y la ignominia”, una versión libre del movimiento insurgente. Para el 2014 estamos preparando un proyecto sorpresa.

→ ¿Cómo nace el grupo de teatro “Siervos”?

Fue hace dieciséis años, en 1997. La idea surgió por iniciativa de un servidor y varios alumnos del Colegio Jesús María Echavarría, donde yo impartía clases. Después, en 2007, nos independizamos.

→ ¿Cómo profesionalizar la actuación y producción teatral en la región?

Estableciendo centros de educación artística con reconocimiento oficial o, en su defecto, desarrollando cursos y talleres con reconocimiento oficial para directores, productores y actores.

Por otra parte, los grandes recintos (Teatro Nazas e Isauro Martínez) podrían ofrecer mayores oportunidades a los grupos pequeños para presentar sus trabajos. Eso ayudaría a que las compañías regionales fueran más competitivas.

→ Hoy día, ¿existen los mismos espacios que cuando comenzaste?

Definitivamente no, ha habido muchos cambios. Se han abierto más foros y oportunidades para los grupos; sin embargo, aún hay mucha burocracia y limitaciones para el desarrollo artístico y teatral de los estudiantes. Sueño con ver a mi ciudad convertida en un gran espacio de expresión artística y cultural, como sucede en Querétaro, Guanajuato, Puebla u otras ciudades.

→ ¿Qué piensas de las producciones teatrales laguneras?

Creo que son excelentes. Conozco a muchos teatreros laguneros y sé el esfuerzo que realizan para desarrollar sus proyectos, así como las vicisitudes que sufren por lograrlo.

→ ¿La mayor satisfacción de tu trayectoria?

Haber escrito y montado todos los trabajos de la compañía “Siervos”, logrando la aceptación del público. También, conseguir que nuestro grupo se consolide como una gran familia, transmitiéndoles el amor que siento por mi ciudad.

Otra gran satisfacción es habernos convertido en los precursores de la promoción histórica y turística de la región, a través de la puesta en escena “Las leyendas de La Laguna”.

→ ¿Se puede vivir del teatro?

Sí es posible vivir del teatro. Hay grupos que han incursionado en el rubro del teatro comercial, obteniendo muy buena respuesta. Sin embargo, es difícil lograrlo, ya que se requiere mucha inversión y, desafortunadamente, en nuestra región no existe una cultura teatral.

Por eso, en “Siervos” nos hemos dado a la tarea de llevar nuestro trabajo a las colonias populares, con el objetivo de que la gente deje de ver al teatro como una actividad elitista.

En mi caso, soy médico de profesión. Cuando incursioné en esta disciplina lo hice como un pasatiempo. Actualmente es mi pasión y una forma de vida. Aunque siempre he pensado que si viviera del teatro hubiera tenido que dedicarme a otra cosa también. No obstante, esta disciplina me ha traído grandes satisfacciones, sólo comparables a mis éxitos como médico, o a lo que sentí cuando nació mi hija.

→ ¿Qué directores o actores han influido en ti?

Mis paisanos, los hermanos Bichir, Carlos Ancira, Germán Robles, Ignacio López Tarso, Jesús Ochoa, Anthony Hopkins, Robin Williams, el gran Stanislavski, entre otros.

→ ¿Cuáles son las piezas más representativas que han montado?

Aunque desconozco la causa, siempre hemos preferido las obras de terror y misterio. Por ejemplo, con la puesta en escena “Renata”, nos dimos a conocer en este género. También recuerdo “Un cardo en el rosal”, pieza con la que incursionamos en la temática del misterio.

→ ¿Qué evolución has visto en la compañía “Siervos”?

Considero que hemos logrado consolidarnos en el gusto del público ya que, de ser un grupo escolar, pasamos a convertirnos en una compañía independiente.

Además, hemos ido escalando peldaños de gran importancia, logrando que nos reconocieran como un grupo representativo que promueve la historia de La Laguna.

→ ¿Qué viene para “Siervos” en este 2014?

En 2014 inauguraremos “La casa de las leyendas laguneras”, un espacio ubicado en avenida Abasolo número 735, donde pretendemos establecer la tradición de “Las leyendas de La Laguna”, así como otras actividades teatrales de nuestro repertorio. Asimismo, queremos extender esta invitación a otras organizaciones culturales de la región para ofrecerles un espacio de expresión, para deleite de propios y extraños.

→ ¿Alguna experiencia que resulte esencial?

Siendo adolescente pude ver “Diario de un loco” con Carlos Ancira. Quedé impactado con los cambios emocionales y su capacidad histriónica. Durante muchos días traté de imitar algunas escenas.

También me ocurrió con la obra “Mi Cristo Roto”, que mi padre, Dionisio Sánchez, montaba en Semana Santa. Fueron factores importantes.

Formación

Francisco J. Sánchez Frayre es médico cirujano egresado de la Facultad de Medicina de la UA de C.

Además, tiene una licenciatura en educación media superior en ciencias sociales. Desde 1997 ha sido director de la compañía de teatro “Siervos”, con la que ha montado más de doce obras.

Francisco también es miembro fundador del Colegio de Investigaciones Históricas de La Laguna y Coahuila AC. A lo largo de su trayectoria ha formado parte de grupos de teatro de instituciones como la Escuela Normal Superior de La Laguna, la UA de C y el Teatro Isauro Martínez.

Desde hace veinte años, Francisco es director de teatro. El 20 de diciembre, la Dirección Municipal de Cultura le otorgó a la compañía, a través de él, un reconocimiento por su actividad promocional de la historia y el turismo de Torreón, a través de la obra “Las leyendas de La Laguna”.

Para conocer algo más

⇒ ¿Qué estás leyendo? “Santa Anna, ese espléndido bribón”, de Armando Fuentes Aguirre Catón.

⇒ ¿Qué sabes cocinar? Papas fritas.

⇒ ¿Sitio web favorito? Netflix.com

⇒ ¿Pasatiempo? Escribir.

http://www.elsiglodetorreon.com.mx/noticia/947778.labor-de-rescate-historico.html

Read More!
  • [...]

  • [...]

  • Durante siete años las memorias [...]

  • [...]

  • [...]

Labor de rescate histórico

El director de teatro Francisco [...]

Comment for

El director de teatro Francisco [...]



WP Theme & Icons by N.Design Studio
Entries RSS Log in